Los enemigos invisibles del pequeño/a emprendedor/a: procrastinación y soledad

Hay dos enemigos acechando al pequeño emprendedor (excluyendo todo lo relacionado con la burocracia): la procrastinación y la soledad. ¿Te sientes identificado/a? Probablemente no, pero sigue leyendo, a ver en qué acaba este post mío de hoy 😉

Vamos con la procrastinación

Por definición, la procrastinación (palabrejo bruh 😒) es posponer o aplazar tareas y responsabilidades relevantes por otras que resulten más gratificantes inmediatamente pero son en el fondo, irrelevantes.

Bien

Todos, absolutamente todos procrastinamos. Está en nuestra naturaleza y muchas veces es más fuerte que nosotros. Procrastinar obedece a la parte de nuestro cerebro dedicada a la supervivencia. Cuando nos enfrentamos a algo que puede producir un cambio en nuestras vidas, nuestra cabecita nos manda una señal de “esto otro es más urgente” o “no pasa nada por hacer esto más tarde”

Esta misma mañana he escuchado en un podcast la siguiente frase:

“Tu cerebro no quiere que seas feliz, sólo que sobrevivas” 

Toma ya.

Ahí está una posible explicación de esa irritante vocecita que siempre nos está diciendo cosas negativas: “no vas a llegar, “no encajas en ese grupo, “…ni lo intentes. Si lo piensas, biológicamente solo importa que estés vivo, aunque estés muerto en vida. La felicidad no entra en la ecuación, es un extra.

Entonces, ¿cómo nos libramos de la procrastinación?

Pues como ves, es del todo imposible. Ahora bien, hay muchas maneras de hacerle frente y vencerla aunque no la hagas desaparecer. Si no, la humanidad no habría avanzado nada. Así que el que sea algo normal no te da la excusa para dejar de intentar usar la procrastinación a tu favor.

Por ejemplo, si detectas que no paras de posponer una tarea en concreto, párate y busca la causa. Haz un examen sincero de conciencia, sin juzgarte. Seguramente esa tarea que no paras de posponer es la que más repercusión tendrá en tu vida y por eso estás inconscientemente tratando de esquivarla.

Para mí procrastinar no es posponer tareas, sino en el fondo tener miedo a que algo cambie en nuestras vidas. Por eso posponemos las tareas que en el fondo intuimos que tendrán un mayor impacto, y nos obligan a salir de nuestra zona de confort.

Hay muchas otras técnicas dirigidas a hacer frente a la procrastinación. No me voy a extender mucho, porque es un tema que da para un libro entero. Cada persona procrastina de una manera y por una razón diferente, y puede encontrar una solución diferente. Para ello lo importante es reflexionar y buscar la auténtica razón que impide que actúes.

Los enemigos invisibles del pequeño/a emprendedor/a: procrastinación y soledad 1

Ahora vamos con la soledad o falta de equipo.

No hace falta que te diga que un emprendedor debe rodearse de otros emprendedores de vez en cuando y que por eso existe el networking. Pero en este caso me refiero a la soledad de un autónomo/a que trabaja solo/a.

A veces procrastinamos decisiones fundamentales para nuestro negocio, como delegar partes del mismo a otros profesionales. Y esto aún sabiendo que tienes cuellos de botella en tu negocio, y que delegar sería lo más sensato. 

¿Motivos? Muchos y muy variados. Por ahí arriba te mencioné que las cosas que más solemos procrastinar son las que van a traer un mayor cambio en nuestras vidas. 

Por tanto tu cerebro busca distraerte con argumentos para evitar que intentes cambiar tu situación

La excusa más común es la del dinero. Principalmente porque replicar a esto es bastante difícil sin que la situación se ponga incómoda.

A ver si logro explicarme. Supongamos que estás hasta arriba de trabajo, y estás pensando en contratar a alguien. Pongamos que diseñas webs, pero también tienes formaciones y una comunidad que atender. Estás hasta arriba de trabajo, y lanzar una campaña te cuesta, pero tienes que seguir lanzando campañas.

Puedes contratar a un profesional que termine de diseñar por tí las webs que tienes pendientes de hacer. Pero echas cuentas y no te sale rentable a menos que te asegure que vas a triplicar la inversión que haces en este profesional.

Tiene su lógica. 

Por ejemplo, tú cobras las webs a 600€ y el profesional que contratas te cobra unos 700€ por cuatro horas diarias de trabajo, pero en ese tiempo te saca dos webs. Beneficio para tí 500€. 

Tu cerebro dice no, porque es poco margen de beneficio frente al tiempo que has invertido en entrenar y comprobar el trabajo de freelance (luego voy a volver a este punto). Además que has tenido que buscarle dos webs para hacer, y que sólo te sale rentable contratar a alguien que generase el triple de beneficio.

A ver

No es que hayas tenido que buscarle dos webs por hacer, es que ya las tenías y se las has pasado. Y el tiempo que te ha liberado lo has usado para atender una de tus campañas que te ha generado beneficios. Por tanto no sólo tienes 500€ de beneficio directo, tienes los indirectos que has ingresado por tu otra campaña (y que repercuten sólo para tí).

Si además este freelance te ha hecho el trabajo en remoto la única inversión que has tenido que hacer es la de entrenarle y supervisarle. Y si no tienes trabajo extra, no le tienes en nómina.

Bien, si tienes tus procesos y sistemas al día y bien engrasados no te debería costar mucho esfuerzo poner a un buen profesional en tu equipo. Si no has prestado nunca atención a los procesos y sistemas te diré que te pares un momento y reflexiona sobre las franquicias.

Son súper rentables (sobre todo para el que inicia la franquicia), y para que lo sigan siendo tienen procesos definidos para cada mínimo detalle. Por eso hay un porrón de franquicias por ahí. Si la persona que inició la franquicia no tuviera sus procesos bien asentados no podría jamás escalar su negocio.

He tocado otro punto doloroso, la cuestión de poner un buen profesional en tu equipo. Eso también echa para atrás, porque ¿cómo puedes escoger a la persona que necesitas? No es fácil y menos si no tienes las cosas muy claras. ¿Por qué pagar a alguien por algo que puedes hacer tú? entra en el enlace a cotillear.

Además en la última parte de mi curso tengo algunas soluciones si ya has delegado y te ha salido mal, sólo tienes que suscribirte 😉

Volviendo al tema de los beneficios, otro beneficio no económico que ganas es la tranquilidad de que el trabajo va a salir adelante aunque no lo hagas tú directamente.

Valor a este último, el que tú consideres. ¿Qué valor le darías a empezar el día sin pensar en una montaña de trabajo pendiente? O a poder centrarte en las partes que te parecen verdaderamente atractivas e interesantes de tu trabajo, en vez de sacar las cosas deprisa y corriendo.

Procrastinamos las decisiones que van a cambiarnos la vida

He puesto el ejemplo de lo que podría ser el gasto concreto de un diseñador freelance. Aquí entran los Copys, redactores, community managers, traffiquers, SEOs etc. porque quizá es lo más tangible y fácil de entender.

Vamos con el ejemplo de las asistentes virtuales (como yo, ejem). El trabajo de una asistente virtual es liberarte tiempo, y eso es muy difícil de calcular o medir. No son los cálculos sencillos de contratar a alguien determinado, que te cobra un dinero determinado, y te proporciona un beneficio (directo) concreto.

Diría en mi opinión personal (pero claro,¡no tienes por qué creerme!) que tranquilamente puede triplicar tu beneficio si juegas bien tus cartas. Pero jugar bien tus cartas no depende de tu asistente, sino de tí.

Los enemigos invisibles del pequeño/a emprendedor/a: procrastinación y soledad 2

Entonces, ¿cambiar o no cambiar?

Si el tiempo que te libera tu asistente te lo pasas apagando fuegos o en tareas que te dan un beneficio directo, desde luego no te va a salir rentable contratar a una. Nunca. No necesito darte cifras para ello.

Ahora bien. 

Imagina que te pones a trabajar. Vamos a hablar en términos de tiempo y a centrarnos en tí:

  • Atiendes a tus clientes y cumples con tus encargos. Inviertes cuatro horas en esto
  • ¿Correo? Ponte que normalmente echas 2 horas diarias en manejarte con el correo (tres minutos por correo hacen cuarenta correos al día). Con tu asistente sólo te quedan los mensajes más importantes, así que en diez minutos lo tienes hecho
  • Editar tus vídeos, buscar información y palabras clave para tus próximos post. Tu asistente virtual puede hacerlo por tí, así que no te ha llevado nada de tiempo tener esto listo. Normalmente habrías invertido una hora. Tu asistente sí que puede haber invertido una hora o dos en exclusiva en esta tarea.
  • Redactas tu nuevo post. Inviertes una hora y media. Tu asistente virtual puede subirlo y maquetarlo en tu wordpress por tí, junto con las imágenes correspondientes. Además de encargarse de difundirlo en los sitios en los que tengas presencia.
  • Durante una jornada de trabajo tuya normal, en hacer todas estas tareas te han estado interrumpiendo colegas y clientes, lo que suma el tiempo de la interrupción mas lo que has tardado tú en recuperar el hilo de lo que estabas haciendo (eso si no tienes que hacer otra tarea urgente). Ponte que hechas hora y media en total. Tu asistente virtual puede encargarse de todo eso por tí, con lo que sólo tendrías que atender los casos más importantes.

Ahora hagamos cuentas

Si no hay complicaciones puedes llegar a tres situaciones diferentes

Si no tienes ayuda y te empeñas en hacerlo todo solo/sola te ahorras el dinero de contratar a una persona, pero tampoco ganas. Sólo consigues mantener tus diez horas de trabajo diarias, si eres bueno/a (y no te pones malo/a nunca) 

Si contratas a una persona para que te quite tareas pero inviertes el tiempo libre en productos o servicios no paquetizados, sigues un poco mejor, pero tampoco es un gran cambio.

Tercera opción

Contratas a alguien que tenga afinidad con tu negocio, y le das las herramientas y la autonomía adecuadas para que pueda tomar sus propias decisiones. Ese tiempo libre lo empleas en crear buenos productos, que además pueden ser escalables. ¿Qué beneficio has obtenido?

Más tiempo libre, más dinero por captación de suscriptores y venta de infoproductos y para colmo te has divertido haciendo las cosas sin tener las manos atadas por una montaña de tareas pendientes. 

Para variar.

Si no cambias nada, no va a pasar nada ¿Vas a seguir procrastinando la decisión de delegar? No dudes en comentar lo que te apetezca debajo 😊

¿Te ha parecido interesante? ¡Comparte!
Categorías Blog

Deja un comentario

¿Estás listo/a para mejorar tu productividad? ¡Allá vamos!
Por aquí te informo de que la responsable del fichero con tus datos soy yo, Iria Francos Méndez, de que la finalidad de la recogida de los mismos es el envío de publicaciones periódicas y de ofertas de productos o servicios propios. La legitimación para dicha recogida es gracias a tu consentimiento. Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing: Mailrelay (CPC Servicios Informáticos SL), que se aloja en C/Nardo 12 28250 Torrelodones, Madrid con C.I.F. ESB83964601. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, supresión o rectificación enviando un email a [email protected], o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mis POLÍTICAS DE PRIVACIDAD