¿Estás listo/a para delegar? Por qué pagar por un trabajo que puedes hacer tú

¿Estás listo/a para delegar? Por qué pagar por un trabajo que puedes hacer tú 2
¿El trabajo te persigue allá dónde vas?

¿Eres un emprendedor/a digital? Para los despistadillos/as: un emprendedor digital es un/a trabajador/a que ha decidido ir por su cuenta. Tiene unos conocimientos y habilidades que sentía que no se estaban aprovechando en un trabajo “común” y decide lanzarse al mundo online para vender su conocimiento.

Sus fuentes de ingresos vienen de paquetizar sus habilidades únicas, en forma de venta de infoproductos, mentorías, formaciones, o servicios en internet. Para poder vivir de todo esto, debe encontrar clientes y la mejor forma de hacerlo es ser visible en la SERP de Google y redes sociales.

¿Te sientes identificado/a?

Emprendedor/a digital significa multitarea

Imagínate que un emprendedor offline tiene que promocionar sus servicios y darse a conocer además de hacer su trabajo. Pongamos un electricista, que tiene que hacerse sus folletos de publicidad, contactar con medios de comunicación para que sus clientes le encuentren, participar en la vida local, etc. ¿Cuántas horas tiene que dedicar a ello? ¿Y a estar con sus clientes? Locura, ¿verdad? 😉

Un emprendedor digital tiene que encontrar tiempo para atender su blog con todo lo que eso supone:

  • Crear contenido para el blog
  • Mirar analíticas para mejorar el impacto de su contenido
  • Moverlo en redes sociales para que lleguen a cuanta más gente mejor
  • Aprender a resolver todos los problemas técnicos que surjan

Todo eso sólo para ser visible, y cada paso que resumo por ahí arriba tiene su miga. Sin contar con que tiene que crear los productos que le van a poner la comida en la mesa.

Vamos, que uno/a normalmente emprende para tener mejores horarios y pasar tiempo con la familia. También para hacer las cosas a su manera y ayudar a los demás. Y en cambio se da de bruces con la triste realidad: no se pueden hacer jornadas de trabajo de 16 horas.

Por lo menos no muchos días seguidos.

Productividad y gestión del tiempo

Negro te lo he puesto ¿no?. Eres emprendedor/a, estás acostumbrado/a a que las cosas te vengan de ese color, así que ¡vamos a sacarle partido a esto! 😉

Una pequeña nota aclaratoria sobre el título de ahí arriba. Hay ríos de tinta (digital) sobre estos tres conceptos. Infoxicación en toda regla. Creo que no está de más aclararlos un poquillo, así que tirando de querida Wikipedia (y resumiendo mucho):

“Productividad: es la relación entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos”

Wikipedia

Mete ahí también los recursos y te queda algo así:

Productividad: tiempo + recursos = servicios y productos producidos.

Bien, hay muchas interpretaciones para esta fórmula, pero creo que te haces a la idea. Ahora vamos con el tiempo.

Seguro que has dicho más de una vez que no tienes tiempo para nada, no te da el tiempo para todo lo que tienes que hacer, no puedes quedar con nadie porque no tienes tiempo. También te habrás topado con infinidad de cursos que te prometen «ganar tiempo».

Es imposible sacar diez minutos de dos horas. Y tampoco se pueden hacer más cosas en menos tiempo. Dos horas, son dos horas para tí y para todo el mundo. No se transforman de repente en dos horas y diez minutos, por muchas técnicas de productividad como éstas, que intentes poner en práctica.

No se puede estirar el tiempo, pero sí puede rendir más si sabes cómo organizarte. Tienes que afinar tus sentidos del orden y de la organización. Esas famosas técnicas de productividad son súper útiles para eso, pero bien aplicadas. Porque gestionar el tiempo es tener la percepción de que hacemos más en menos tiempo. Y eso depende de lo eficazmente que establezcamos rutinas y objetivos.

Sigue probando técnicas, pero con cabeza. Tengo pendiente hacer un post sobre la gestión del tiempo. Mientras tanto, puedes suscribirte a mi blog y recibir gratis mi curso por email 😉

Dos partes de un todo

A grandes rasgos, en el mundo laboral hay dos tipos de perfiles: los gestores o creativos y los técnicos.

Los técnicos son los que se encargan de ejecutar el trabajo, sin mirar más allá. Los gestores en cambio, planifican los próximos objetivos y las acciones que se van a llevar a cabo en el futuro. También deben hacer de relaciones públicas, dentro de la empresa con los trabajadores, y fuera de ella, con otros gestores y clientes.

Los técnicos y gestores suelen cumplir su horario laboral e irse a casa. Pero ¿y si un sólo trabajador debe cumplir todos los roles de la empresa? Pues aunque sea muy pequeña, no hay tiempo para todo. Lo que suele suceder, es que el trabajador se centra en la parte técnica, apagando fuegos donde van surgiendo. No tiene tiempo de mirar analíticas ni planificar nada.

¿Ves por dónde voy? Si una sola persona hace de todo, lo que se resiente es la capacidad de crecer de la empresa. Y con ello, la cantidad de beneficio que se puede obtener.

Sin contar con el ánimo y la salud del/a emprendedor/a y de sus seres queridos.

El 80% de los resultados de un negocio digital se obtiene directamente de los productos y servicios generados con las habilidades del emprendedor, que suele invertir sólo el 20% de su tiempo en ello. La cuenta es sencilla: cuanto más tiempo emplees en tareas técnicas, menos tendrás para emplearlo generando productos, planificando nuevos objetivos y creciendo.

No delegar

Seguramente has oído hablar de los SEO, copywriters, traffikers, community managers y demás nuevas profesiones que van surgiendo. Se te ha pasado por la cabeza que tal vez alguno de éstos vaya a ser la solución para tí, pero no acabas de verlo claro.

¿Has oído hablar de la asistencia virtual? Si estás aquí sí, toda mi web habla sobre ello 😄 Así que no me voy a extender mucho, si quieres ver tareas técnicas concretas que puedo realizar, pásate por la página de servicios.

Voy al punto: el súper emprendedor/a digital fantasea con la idea de delegar, pero no acaba de dar el paso. Todo lo que llevo escrito sin embargo, debería haberte convencido de las bondades de la delegación. ¿Qué es lo que te está frenando?

Puede que una mezcla de muchas cosas:

  • No tienes claro qué tareas debes delegar. Todos los nuevos perfiles digitales están bastante especializados, y un SEO por ejemplo no va a buscar y optimizar imágenes para tus redes sociales. O sí, pero no saldría rentable 😉
  • Tu negocio es la niña de tus ojos. Nadie lo conoce mejor que tú, nadie se va a implicar más que tú y nadie sabe hacer las tareas como a tí te gusta. Eres totalmente insustituible.
  • Estás muy ocupado para formar personal nuevo como a tí te gustaría.
  • Esperas tener más clientes antes de dar el paso.
  • No puedes permitirte contratar a ningún trabajador, y un freelance especialista no va a cubrir todas tus necesidades.
  • Adoras tu trabajo y no quieres desvincularte de nada, a pesar de lo apurado/a que vas ¡ya habrá tiempos mejores!

Verás que miga tiene esta lista.

Delegar

El primer punto lo discutiré un poco más abajo. En cuanto al segundo punto no hay discusión posible. Nadie es igual que tú. Pero recuerda lo que te puse más arriba sobre el 80% de los beneficios y los perfiles de trabajo. ¿Dónde quieres invertir tu talento y tu tiempo? ¿En generar beneficios o en maquetar tus post?

El tercer punto y el segundo punto están muy relacionados. Es imposible que alguien haga todo perfecto, y menos si está empezando. Cambia un poco el punto de vista. Hay ciertas tareas, que con que estén aceptables, basta. Los beneficios van a ser los mismos. Fíjate si no en la tendencia actual de packaging. Se tiende a escatimar en los plásticos que envuelven las frutas, por ponerte un ejemplo. Y no pasa nada.

Repite conmigo: aceptable, basta 😀

Vamos a los puntos cuatro y cinco. Necesitas más clientes para ganar más dinero, pero no tienes tiempo. Por tanto no puedes contratar a nadie porque no puedes pagarle. Voy a meterte otro poquito de autopromoción por aquí.

Un asistente virtual es también un autónomo que te cobra por hora efectiva de trabajo, o por paquete de servicios. Dispones de la flexibilidad de contratar las horas que consideres. Diez al mes o cuarenta a la semana. Y te garantizo que notarás la diferencia. Fin del anuncio 😉

Lo que sí debes plantearte es tu precio por hora. Si no tienes un precio-hora fijado, piensa lo que vale uno de tus productos y el tiempo que te ha llevado hacerlo. Probablemente te saldrá un precio bastante elevado, ¿te merece la pena pagarte a ti mismo/a ese sueldo por echar un rato averiguando por qué se te ha desconfigurado el WordPress?

Qué tareas delegar

Me he dejado los dos puntos más interesantes para el final 😊 A ver si consigo explicarme.

Lo ideal sería que durante una semana dedicases diez minutos al final del día a apuntar las distintas tareas de las que te ocupas. Pero probablemente no tengas tiempo, te dé pereza o lo que sea. He estado ahí, créeme 😉 Para ponértelo sencillo, descárgate RescueTime. Es de mis herramientas favoritas. Doy fe de que a mí me ha proporcionado una visión de cómo estaba gestionando mi tiempo brutal 😳

Después de una semana, ahora sí, coge el informe de las cosas que has hecho y el tiempo que te ha llevado hacerlas. Ordénalas en una lista de tareas más sencillas a menos sencillas. Elimina las tareas que tengan que ver con la planificación de tu negocio y tus habilidades únicas y ¡listos!. Ya tienes dos o tres tareas que puedes delegar.

Por cierto, que sepas que el correo electrónico también se puede delegar. Mira el informe y valora el tiempo que has estado en el correo. Por aquí tienes más información sobre este tema.

Ahora vamos al punto donde dejas todo en mis manos y te vas a Haití de vacaciones… ¡Noooo!😝

Esto acaba de empezar

Ya tenemos las tareas ¿ahora qué?

¡Último punto de la lista! Ahora tienes que hacer de gestor/a de tu negocio. Debes decidir qué perfil profesional es el adecuado para realizar las primeras tareas que aparecen en tu lista. Ten en cuenta conocimientos, habilidades, aptitudes, y grado de implicación con su trabajo. Sobre todo, piensa en qué carácter te gustaría que tuviese esta persona.

Respecto a dar con la persona adecuada, si publicas en tu propio blog o redes sociales que buscas a alguien, probablemente se hará viral. Estas cosas suelen circular bastante rápido, así que prepárate a estar abrumado/a de candidatos. Especifica muy bien en la oferta las cualidades del candidato que te acabo de mencionar.

Puedes pedir que te manden un vídeo de presentación, hacer una lista con las herramientas que quieres que manejen, que rellenen un formulario con preguntas, etc.

Mientras esperas al candidato/a perfecto

Define bien los nuevos objetivos que esperas alcanzar: qué quieres, cómo lo quieres, cuándo lo quieres. Deberás comunicárselos claramente a tu nuevo/a colaborador/a. Y echa un vistazo a este artículo sobre automatizaciones. Te va a facilitar la vida mucho.

Después, tendrás que pensar cómo organizar el trabajo. Canales de comunicación, frecuencia de reuniones para organizar el trabajo, etc. Por ejemplo, puedes compartir un tablero de Trello para saber a golpe de vista el estado de las tareas que has delegado, y tener una reunión semanal para fijar nuevos objetivos, y estar al tanto de las novedades.

Con el tiempo y si has dado con la persona adecuada, podrás hasta olvidarte de que has delegado partes de tu negocio en otra persona. Pero al principio estarás encima, verás que delegar no implica desvincularte, más bien al contrario. Sólo que podrás enfocar tus esfuerzos donde realmente merece la pena.

Si ya has delegado, ¡cuéntanos tu experiencia! ¿O sigues sin estar convencido/a?

¿Te ha parecido interesante? ¡Comparte!
Categorías Blog

Deja un comentario

¿Estás listo/a para mejorar tu productividad? ¡Allá vamos!
Por aquí te informo de que la responsable del fichero con tus datos soy yo, Iria Francos Méndez, de que la finalidad de la recogida de los mismos es el envío de publicaciones periódicas y de ofertas de productos o servicios propios. La legitimación para dicha recogida es gracias a tu consentimiento. Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing: Mailrelay (CPC Servicios Informáticos SL), que se aloja en C/Nardo 12 28250 Torrelodones, Madrid con C.I.F. ESB83964601. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, supresión o rectificación enviando un email a [email protected], o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mis POLÍTICAS DE PRIVACIDAD